Primary Navigation

Síntomas y tratamiento de la perimenopausia. Todo lo que has de saber.

Llega un momento en la vida de la mujer, generalmente a partir de los 47-48 años en la que comienzan a aparecer síntomas y, en algunos casos, necesidad de tratamiento de la perimenopausia. Todo iba bien hasta que de repente comienzan a aparecer alteraciones menstruales, sofocos, cambios de humor, bajo ánimo y diversas situaciones que la mujer que los padece no llega a entender del todo. ¿Me estoy haciendo mayor? ¿Esto será así por el resto de mi vida?  En el siguiente diálogo saludable, tanto el Doctor Kuaik como Andrea de 48 años, conversarán sobre las preocupaciones y alteraciones menstruales que presenta Andrea desde hace 4 meses. Posiblemente se trate de la famosa perimenopausia o transición menopausica, con sus ya consabidos cambios en la fisiología de la mujer. Así que si te encuentras en esta situación o conoces a alguien que le suceda, ¡sigue leyendo este post que tratará de aclarar tus dudas más frecuentes!


– DOCTOR KUAIK: Bueno Andrea, como ya valoramos semanas atrás las alteraciones que presentas en tus ciclos menstruales pueden deberse a tu entrada al período de perimenopausia o transición menopáusica. Recordemos que la exploración física que realizamos fue normal así como tu última citología. La cual te realizas correctamente cada 3 años.

– ANDREA: Doctor, ¿qué quiere decir que estoy entrando en el periodo de perimenopausia o transición menopáusica? ¿Significa que me estoy haciendo mayor?

– Antes que nada decirte que aún te queda mucho para considerarte una persona mayor. Como bien sabrás, dentro de la fisiología de la mujer, hay un periodo de ventana en el que hay una predisposición a la fertilidad. Cuando este periodo finaliza, los órganos reproductores femeninos comienzan a sufrir una serie de cambios, en signo de abandonar dicho estado. Estos cambios  que se producen para pasar del periodo reproductivo a la menopausia, forman parte dentro del periodo de transición menopáusica.

La transición menopausica, como su nombre indica, es el paso previo a la menopausia. Se trata del periodo de tiempo que va desde los primeros síntomas hasta la llegada de la menopausia. Por otra parte, según la OMS, se define como menopausia natural al cese permanente de la menstruación durante al menos 12 meses consecutivos, sin otras causas patológicas que lo expliquen. Siendo la edad de presentación entre los 45 y 55 años, con una media de aparición en torno a los 51 años (kuaik-link). Finalmente la perimenopausia sería el periodo completo que va desde el comienzo de los primeros síntomas de la transición menopaúsica, hasta llevado un año de menopausia. Es decir, un año sin regla o ciclos menstruales (kuaik-link).

Me gustaría que prestases atención al siguiente esquema, que ejemplifica de manera visual los distintos periodos. Y tú, ¿dónde te situarías?…

Fases de transición climatérica

– Mmmm… Entiendo. Y tan sólo por curiosidad. ¿Qué es lo que sucede en mi organismo cuando me encuentro en la perimenopausia?

– Desde que la mujer entra en el periodo de perimenopausia, se produce un descenso de los niveles de estrogenos y progestágenos, hormonas generalmente predominantes en la mujer (kuaik-link) (kuaik-link). Dichas hormonas se encargan de múltiples funciones entre las que destacan la regulación del ciclo menstrual.

La deficiencia de estrógenos y progestágenos provoca la aparición de una serie de síntomas de intensidad muy variable de unas mujeres a otras. Durante dicho proceso pueden aparecer diferentes tipos de signos y síntomas, que en algunos casos se hacen bastante incómodos. Este periodo de perimenopausia suele aparecer a la edad media de 47-48 años, aunque esto dependerá lógicamente de cada mujer (kuaik-link). Presentando una duración variable de unos 2 a 5 años. Por lo que podríamos abrir el espectro desde los 45 hasta los 55 años, aproximadamente. En tu caso en particular, se ha cumplido la estadística, y a tus 48 años ya estás comenzando a padecer dichos síntomas.

– Estos cambios hormonales ¿en qué podrían afectarme? ¿Qué tipo de síntomas son comunes en estos casos?

Dentro de los síntomas más habituales podemos destacar los sofocos, la sequedad vaginal y problemas genitourinarios, alteraciones del sueño, alteraciones del estado de ánimo, depresión, pérdida de memoria, dolores musculares y articulares, cansancio, dolor de cabeza, retención de líquido, mareos, etc… Según los estudios epidemiológicos relacionan la aparición, tipo e intensidad de los síntomas con el envejecimiento, factores endocrinos, genéticos, psicosociales, culturales, de comportamiento y antecedentes de salud (kuaik-link).

– ¿Y no haría falta hacerme ninguna otra prueba para diagnosticarme esta posible perimenopausia? Por ejemplo… ¿una analítica de hormonas?

No es necesario realizar ninguna prueba diagnóstica. Las alteraciones de tu regla o alteraciones menstruales son normales en dicho periodo. Por otra parte tu edad coincide con la época más probable para poder estar en este periodo de perimenopausia. Además, desde el punto de vista hormonal, la variabilidad inter- e intra-individual es tan común. Que una analítica con determinación del perfil hormonal no nos va a ser de utilidad práctica.

Si este tipo de alteraciones te hubieran sucedido a una edad más temprana, sí que hubiera sido necesario estudiarlo un poco más a fondo. Pero no por diagnosticar la perimenopausia en sí, sino para descartar otras anomalías. En tu caso, no nos haría falta a priori, salvo que notases otro tipo de problemas distinto al que hasta ahora has referido. Estate tranquila.

– Y doctor una pregunta tonta, ¿podría quedarme embarazada ahora que tengo la regla tan irregular?

– Debes saber que la edad es el factor pronóstico más importante para determinar la capacidad fértil de una mujer. La edad idónea se encuentra entre los 25 a 35 años. A partir de los 35 años, las posibilidades de un embarazo exitoso van poco a poco disminuyendo. En tu caso, con 48 años y las alteraciones menstruales que estás teniendo, tu capacidad fértil está claramente diminuida. Pero durante la perimenopausia, todavía existe riesgo de embarazo ya que podrías tener una ovulación espontánea de manera ocasional. Así que en resumen, la respuesta es sí. Sí que puedes quedarte embarazada.

– Ufff… Pues sinceramente pensaba que ya con tantas alteraciones, iba a librarme de ese riesgo. Tengo dos hijos, una niña de 13 y un niño de 18 años. Y desde luego, no quisiera sorpresas a estas alturas de la vida. ¿Qué puedo hacer entonces?

– Para tal fin podrías usar algún método anticonceptivo…

Respecto a los métodos anticonceptivos no hormonales disponibles, tenemos tanto los diferentes métodos de autoconocimiento de la fertilidad como los métodos barrera. Pero debido a los cambios hormonales que se producen en la perimenopausia, la eficacia los métodos de autoconocimiento se considera muy baja.

En cuanto a los métodos hormonales, habría que decir que podrían proporcionar la regularidad del ciclo menstrual aprovechando una alta eficacia anticonceptiva. Por otra parte, actuaría como protector frente al cáncer de ovario/endometrio y desmineralización ósea, entre otros. Sin embargo, sí que debes saber que una de las consecuencias del tabaquismo junto con la toma de terapia hormonal en mujeres > 35 años, es el aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular como infartos cardíacos o tromboembolismo pulmonar. No obstante, estoy tranquilo contigo, porque sé que no eres fumadora.

– En caso de decidirme por usar algún método anticonceptivo, según he entendido podría ser que mis ciclos se regulasen de manera artificial. En ese caso, cuando me percataré de que he entrado en la menopausia y que ya no tendría que seguir tomándolo?

– ¡Muy buena pregunta! En caso de que usases un método anticonceptivo hormonal con tan sólo gestágenos, podría ser útil la medición de tus niveles de FSH a partir de los 51 años de edad. Si bien, dijimos anteriormente que no parece buen método diagnosticar la perimenopausia o menopausia a partir de los niveles hormonales. Lo cierto que en estas circunstancias, sí que podría resultar útil. Si los niveles de FSH fueran iguales o superiores a 30 UI/l, se deberían repetir a las 6 semanas. Si tras ello persistiesen dichos niveles por encima del umbral descrito, podríamos considerar que la menopausia está en camino. Pudiendo dejar la anticoncepción pasado un año.

Por otro lado, si tomases terapia hormonal combinada (estrógenos y gestágenos) como método anticonceptivo. Habría que decir, que la medición de la FSH tendría menor validez, al no ser en este caso un indicador fiable de la insuficiencia ovárica.

– Entonces en ese caso ¿cómo podría saber si he entrado en la menopausia?

– En caso de que comenzases a tomar terapia hormonal combinada, mi recomendación sería que llegados a los 50 años, interrumpieses dicho método. Y si tu deseo siguiese siendo la contracepción, pasar a un método no hormonal u hormonal con sólo gestágenos. Así podríamos más a delante aplicar el método diagnóstico explicado anteriormente.

– Por cierto doctor, me da la impresión que en este último medio año estoy ganando más peso de la cuenta. Que yo sepa no he hecho ningún cambio en particular que lo explique. ¿Podría deberse a mis cambios hormonales?

– Podría deberse a ello. Lo cierto es que cuando se entra en la etapa de la perimenopausia, el descenso de los estrógenos da lugar a una redistribución de la grasa corporal, fomentando los depósitos a nivel del tronco corporal. Este hecho podría aumentar el riesgo de sufrir síndrome metabólico y enfermedades cardiovasculares. Por eso, sería muy importante que en esta etapa en especial, adoptases buenos hábitos de vida salubles. Esto es, tanto en el cuidado de la alimentación como de la actividad física.

En la perimenopausia se recomienda la promoción de ejercicio, la prevención de la obesidad y del tabaquismo.

Según la actualización del 2018 del documento de Actividades preventivas en la mujer (PAPPS 2018) se hace hincapié en los cambios del estilo de vida. En concreto refieren que dado el beneficio potencial en términos de salud, y su posible repercusión en los síntomas vasomotores, se recomienda la promoción de ejercicio y la prevención de la obesidad y del tabaquismo (kuaik-link).

– Y bueno doctor, ¿no hay nada que pueda hacer para tratar ese sangrado tan abundante y prolongado? La verdad que me siento bastante incómoda y estoy desesperada…

– ¡Claro que sí Andrea! Dentro del tratamiento que tenemos para poder controlar dichos síntomas tenemos varios tipos. Todo estará en función de si además quieres usar algún método anticonceptivo o no.

En caso de que sí, podríamos valorar el uso del dispositivo intrauterino (DIU) con levenorgestrel. O bien la terapia hormonal combinada con estradiol valerato y dienogest a razón de unos 3 meses, para ver si ha mejorado el patrón de sangrado. En caso de no precisar anticoncepción podríamos usar acido tranexámico o antiinflamatorios como el naproxeno o acido mefenámico. O bien tratamiento hormonal mediante progesterona micronizada. Se tomaría a razón de 200 mg/día durante unos 21-25 días del ciclo, con objeto de disminuir notablemente el sangrado.

– ¿Y es normal la sensación de sofocos que tengo? Desde hace un tiempo siento este tipo de síntomas y no sé a que se debe todo esto doctor.

– Dentro de los síntomas vasomotores en la perimenopausia, destaca como síntoma distintivo el de los sofocos. Estos se dan prácticamente en el 80% de las mujeres (kuaik-link). Precisando tratamiento médico entre el 20- 30% aproximadamente. Generalmente suelen ser más comunes al final de la transición menopáusica y en la posmenopausia temprana.

Los sofocos generalmente aparecen de manera repentina como una sensación de calor que sube desde el pecho hacia la cara llegando rápidamente a generalizarse. La sensación de calor suele durar de unos 2 a 4 minutos. Asociándose en algunas ocasiones con sudoración profusa, palpitaciones, escalofríos y sensación de ansiedad. Podrían darse a razón de menos de una vez al día hasta uno cada hora tanto de día como de noche, dando lugar a los conocidos sudores nocturnos.

La sensación de calor resulta de una vasodilatación periférica inadecuada con un aumento del flujo sanguíneo digital y cutáneo. La transpiración da como resultado una rápida pérdida de calor y una disminución de la temperatura corporal central por debajo de lo normal. Entonces puede producirse un escalofrío como mecanismo normal para restablecer la temperatura central a la normalidad (kuaik-link). En tal caso, la administración de estrógenos podría restaurar la zona termoneutral a la normalidad y eliminar en gran medida los sofocos.

– ¿Y merece la pena tomar tratamiento para paliarlos?

– Como ya sabemos, los sofocos consisten en síntomas inherentes a la condición hormonal de la mujer, fundamentalmente por el descenso de los estrógenos. Y se han de tratar en función de la frecuencia e intensidad de estos.  Mi pregunta sería… ¿esta sensación te afecta demasiado en tu día a día? ¿Te ocurre con mucha frecuencia? O por el contrario, ¿te sucede de manera ocasional y puntual?

– Pues lo cierto es que en comparación con otras mujeres que conozco, creo que son síntomas más o menos llevaderos. Me suceden de manera muy esporádica y suelen pasar rápido.

– En caso de que los sofocos sean de intensidad leve, lo más recomendable sería aplicar medidas no farmacológicas, de tipo higiénico-dietético.

Entre este tipo de medidas podríamos destacar: el uso de ropa cómoda cuyas capas se puedan quitar fácilmente, regulación de la temperatura ambiente mediante uso de ventiladores, evitar el estrés y consumo de comidas picantes. Así mismo se aconsejaría la pérdida de peso, práctica de ejercicio de manera regular (kuaik-link), dejar de fumar, etc… Otras terapias como la cognitivo-conductual, la toma de vitamina E o la hipnosis, son alternativas posibles. Aunque su evidencia científica aún no está del todo consolidada.

Si algún día comienzas a sentir que los sofocos te están afectando más de la cuenta y te limitan en tu día a día. Házmelo saber, para que valoremos si podrías precisar de algún tratamiento para mejorar dichos síntomas.

– ¡Genial, tomo nota! Por cierto doctor, mi mejor amiga de la infancia está pasando por lo mismo que yo. Pero además de los sofocos, tiene molestias a nivel vaginal. Y por lo que me ha contado, sus relaciones sexuales son dolorosas desde hace un tiempo. ¿Qué le podría recomendar?

– En caso de que sus síntomas sean leves, podría usar hidratantes vaginales de forma regular así como el uso de lubricantes vaginales a la hora de las relaciones sexuales.

En caso de que sus síntomas sean suficientemente molestos, o que ya haya probado cremas y lubricantes vaginales, sin éxito. Podría usar estrógenos a bajas dosis vía vaginal. Estos mejoran el pH normal de la vagina y mejoran la microbiota. Además aumentan el trasudado vaginal y previene las recurrencias de infecciones urinarias. Los hay en preparados de crema, gel óvulos vaginales… Si tu amiga está bastante incómoda con ese tema, dile que acuda a su médico de confianza y le consulte. Seguro que juntos encontrarán alguna solución 😉

– ¿Y no sería mejor utilizar tratamientos alternativos más naturales?

– Si bien sería deseable el uso de tratamientos lo más naturales posibles. Lo cierto es que los tratamientos alternativos basados en plantas medicinales o la propia homeopatía, entre otros, no han demostrado a día de hoy la evidencia necesaria para atribuirles su eficacia para este tipo de problemática. ¿Significa que no son efectivos? ¡No necesariamente! Lo que significa es que como profesional no tengo suficiente respaldo científico como para recomendarlos a nivel general. Y por tanto, mi deber es solo recomendar aquello que sí haya demostrado eficacia demostrada.

– Pues Doctor, ya tengo tema de conversación en mi próxima quedada con mis amigas. Además, iremos viendo si la menopausia me acechará en un tiempo cercano o no. Pero mientras tanto, trataré de tener una mentalidad positiva y disfrutar de todo lo bueno que tengo.

– ¡Esa es la actitud! Para cualquier cosa que necesites, ya sabes que no tienes nada más que consultarme 😉


Aún no ha quedado dicho todo sobre la perimenopausia. Así que si tienes ganas de saber más, Andrea tuvo otra larga conversación con un servidor 4 años después. En ella se plantearon diferentes cuestiones sobre los síntomas y tratamiento de la menopausia. ¡No te lo pierdas!


¡Si te ha gustado este post, te animo a que te suscribas a mi newsletter!

Recibirás de manera periódica información de utilidad contenida en mi blog, sobre medicina y hábitos de vida saludables, tanto para ti como para toda la familia.

No lo dudes más, ¡ya que será la mejor manera de darle jaque a tu salud! 😉


El responsable de este sitio web es Enrique Rodríguez Guerrero, cuya finalidad es gestionar y enviar información de boletines y promociones a través de correo electrónico, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. El destinatario (responsable) no cederá tus datos a terceros salvo obligación legal. Podrás ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: hola@doctorkuaik.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí (ver política de privacidad).


Si además crees que este contenido podría ser de utilidad para otros.

¡Compártelo en tus redes sociales!


Enrique Rodríguez Guerrero

Enrique Rodríguez Guerrero

Enrique es licenciado en Medicina por la Universidad de Granada y Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Practicante de ajedrez en el pasado, ostentando el título de Gran Maestro por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). Enamorado del conocimiento y de la docencia, con ánimo de aportar su granito de arena a los demás.
https://doctorkuaik.com


Comentarios

  1. Afortunadamente cada día vamos mejorando el conocimiento , basado en el estudio , de las diferentes etapas que tanto hombres como mujeres pasamos a medida que cumplimos años . El tema que el Dr. Kuaik toca hoy de la perimenupausia y menopausia que conducen al climaterio , etapa en la que se producen cambios en el organismo de la mujer caracterizados entre otras manifestaciones en una disminución natural de la actividad y producción de las glándulas sexuales . Consultar con toda naturalidad con el médico estas alteraciones , nos van a ahorrar muchas molestias y preocupaciones por las dudas que nos puedan generar . Felicidades y ánimo en el afán de divulgar el conocimiento médico y hacerlo accesible al gran público .

  2. Vuelvo a felicitarte! Perfecto! Más iba leyendo , más interesante me ha resultado el diálogo.Te he recomendado para que se suscriban a tu blog personas que conozco.Total, que to eso me espera……….creo que podré “sobrevivir” a la menopausia ji, ji..y sobretodo, volver a consultar ésta pagina llegado el momento.A mi médico del centro de salud suelo ir poco, pero las pocas veces que voy, nunca está, me derivan a otro.Ésta consulta en concreto, ya no se la haré (si es que estuviera),prefiero leerte mejor.GRACIAS!!

    1. Me alegra mucho Chelo que te haya resultado útil este artículo. Lamentablemente el formato actual de la sanidad pública no permite disponer del tiempo necesario para contestar a todas las dudas que la sociedad demanda. Pero espero que por medios como este, logremos tal fin. Por tus palabras, me anima a pensar que sí 👍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *