¿Piernas cansadas o dolorosas? Lee los 15 consejos que te aliviarán.

No es nada infrecuente notarse las piernas cansadas, pesadas o «cargadas», sobre todo en las mujeres. A priori no representarían una enfermedad de gravedad en sí. Pero es cierto que estos síntomas incomodan bastante a la persona que los padece. ¿Te ha pasado alguna vez o te encuentras actualmente así? ¿Conoces a alguien cercano que le haya sucedido? En este post vamos a entender sus causas más frecuentes, así como formas de combatir o prevenir las piernas cansadas.


¿Sientes tus piernas cansadas o pesadas?

Generalmente cuando notas las piernas cansadas o “pesadas», se debe a una retención de «líquido» por sobrecarga en la circulación venosa . Esto suele ocurrir en ambas a la vez y puede dar dolor, presión, calambres, tirantez de la piel, hinchazón…, y en definitiva, molestias que nos limitan en nuestro día a día. ¿Acaso no has notado alguna vez cómo no te bajaba bien el pantalón?

En la mayoría de los casos, esto se debe a que la sangre que pretende regresar al corazón a través de las venas inferiores, encuentra dificultad para ascender. Quedándose «estancada» en las regiones más alejadas del cuerpo: pies y piernas. Es lo que conocemos como «problemas de circulación»o más técnicamente, insuficiencia venosa. Una manifestación persistente y crónica de esta problemática podría dar lugar a la aparición de varículas  y varices, ¡qué seguro que conoces!

Blood Institute (NIH) [CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], from Wikimedia Commons
Diferencias entre venas normales y varicosas

Salvo algún problema muy específico, en la mayoría de las ocasiones se debe a un aumento de la presión venosa o sobrecarga sobre los tobillos y piernas, generalmente debido a una vida sedentaria, así como por permanecer mucho tiempo de pie o estático. Por otra parte, otros factores que podrían favorecer esta problemática sería estar embarazada, la obesidad, exponer las piernas a fuentes de calor y «desajustes» hormonales.


Los 15 consejos que mejorarán esas piernas cansadas

Una vez que hemos entendido la problemática, ¿qué podrías hacer para prevenirla o minimizarla? He aquí los siguientes 15 consejos que te ayudarán:

 

1) Eleva las piernas sobre el nivel del corazón

Hazlo entre 3-4 veces al día durante 30 minutos. En caso de insuficiencia venosa leve puede ser suficiente. Mejora la microcirculación y disminuye la retención de líquido o edema de las piernas. Debes saber que elevar las piernas sobre un taburete no resulta totalmente efectivo, ya que el corazón se encontraría más elevado que éstas, y por ende, la presión a vencer sería mayor. Por razones de trabajo podría no ser tan fácil llevar a cabo esta recomendación. La elevación de las piernas en el descanso nocturno es recomendable, entre 20-25 cm de altura respecto al corazón. Ello reducirá la sensación piernas cansadas, el edema y favorecerá la colocación de la compresión elástica diaria que luego mencionaremos.

 

2) Evita estar de pie de manera prolongada

Sería conveniente caminar cada cierto tiempo así como la realización de ejercicios de pie y tobillos. Mediante la repetición de movimientos de elevación del tobillo, desde arriba hacia abajo o flexión plantar, varias veces al día, se logrará una mejora de los síntomas de manera muy sencilla (kuaik-link), gracias a la contracción muscular que se produciría, facilitando el bombeo de la sangre hacia el corazón. Especialmente importante, en personas que pasan muchas horas de pie en el trabajo, con aumento de la sensación de piernas cansadas.

 

3) Ganar fuerza de la musculatura de la pantorrilla:

Parece importante realizar ejercicios que potencien los músculos de la pantorrilla, ya que la debilidad de esta se asocia a una peor evolución (kuaik-link).

 

4) Recibe masajes de abajo a arriba:

Lógicamente dependerá del grado de afectación. Pero en cualquier caso, los masajes mediante el drenaje linfático manual (kuaik-link), junto con otros consejos ya mencionados, mejorarán el edema de las piernas.

 

5) Mantener una alimentación equilibrada:

El hecho de mantener una alimentación sana y equilibrada, ayuda a prevenir el sobrepeso y la obesidad.  Estos últimos factores, se hallan en relación con las piernas cansadas o pesadas, secundarias a una insuficiencia venosa, según muchos estudios realizados.

 

6) Realiza actividad física de manera regular:

Realizar ejercicio moderado de manera regularevitando el ejercicio vigoroso, se considera una muy buena práctica de salud en muchos aspectos. Sin embargo, en una reciente revisión de la Cochrane (kuaik-link), se establece que aún no hay evidencia suficiente sobre la eficacia del ejercicio en las personas con insuficiencia venosa crónica. ¡Pero no hay excusas! Si puedes realizar ejercicio de manera regular, hay otros muchos motivos por los que está demostrado que es altamente eficaz 😉

 

7) Evita la exposición a fuentes de calor locales:

Permanecer durante un tiempo prologando frente a estufas calefactoras o similares, provoca una vasodilatación periférica. Esto favorecerá el aumento de la aparición de piernas cansadas o pesadas ¡Evítalo sobre todo en el frío invierno!

 

8) Evita usar un calzado con tacón alto y ropa ajustada:

El hecho de usar de manera regular zapatos con tacón, reduce la función de la bomba músculo-esquelética de la pantorrilla y aumenta la hipertensión venosa. Todo esto hace que los síntomas anteriormente descritos sean favorecidos (kuaik-link). Por eso es recomendable un calzado cómodo y que permita que la planta del pie apoye sobre el suelo con gran parte de su superficie.

No permitas que tu calzado te esclavice…

No uses ropa excesivamente ajustada. Entre otros motivos, facilita el aumento de temperatura interna, dando lugar a la aparición de piernas cansadas.

 

9) Evita el estreñimiento:

El estreñimiento se ha visto asociado con la presencia de insuficiencia venosa (kuaik-link). Si bien las causas concretas no están del todo claras, hay muchas razones por las cuales sería recomendable evitarlo.

 

10) Usa medidas de compresión:

La compresión elástica ¡es la medida conservadora más eficaz de todas! (kuaik-link). En función del nivel de insuficiencia venosa, sería necesario un tipo de medias de compresión ligera-moderada (si no hay signos visibles o palpables de lesión venosa). Una compresión normal si hay presencia de varices o edema. Y una compresión fuerte en caso de cambios en la piel sin úlcera o presencia de úlcera cicatrizada) (kuaik-link).

 

Medizinische Kompressionsstrümpfe
Diferentes tipos de medias de compresión


De todas ellas, sólo son financiadas y recetadas por el médico de familia las medias de compresión fuerte. En los otros casos las podrás adquirir en farmacias u ortopedias sin receta médica. Para casos más graves aún, a criterio de tu médico, se podrían realizar vendajes compresivos elásticos o no elásticos. Es recomendable mantener durante 3 meses el uso de dichas medidas y ver la eficacia en el control de los síntomas.

En caso de utilizar medias, se recomienda usarlas desde por la mañana al levantarse hasta la noche antes de dormir.

 

11) Realiza sesiones de hidroterapia, como la (cura de Kneipp):

Realizar baños de agua fría alternando con agua tibia. Ello favorece la relación muscular a la vez que tonifica la circulación tanto sanguínea como linfática (kuaik-link). Del mismo modo, la inmersión por el agua, tanto de manera estática como en movimiento, aumenta la presión en las piernas y estimula el retorno venoso.

 

12) Cuida tu piel:

En caso de sequedad, picor, enrojecimiento, trata de usar algún tipo de crema emoliente para proteger tu piel. Así diminuirás tanto la sequedad como el picor y el rascado. Si notaras un empeoramiento del aspecto de tu piel, debes acudir a tu médico para que valore usar algún otro tipo de productos para la piel. Por otra parte, evita aquellos productos con sensibilizadores comunes tales como níquel, lanolina… Pueden aumentar el eczema de la piel dando lugar a mayor irritación de la piel.

 

13) Uso de fármacos vasoactivos (bajo consulta médica):

Cuando las medidas compresivas no son efectivas o están contraindicadas, el uso de fármacos vasoactivos prodrían presentar efectos beneficiosos sobre los síntomas de la insuficiencia venosa (kuaik-link). Su función es la de estimular las paredes de los vasos sanguíneos, con el fin de favorecer el retorno de la sangre al corazón. No requieren prescripción médica, aunque sería muy aconsejable consultar con tu médico de referencia antes de plantearte tomar cualquiera de estos fármacos. Algunos de ellos son los siguientes: hidroxietilrutósido, escina y bioflavonoides, entre otros…

  • Hidroxietilrutósido: se trata de un compuesto que reduce los síntomas de la insuficiencia venosa crónica con modestas mejoras (kuaik-link). Su mecanismo de acción actúa a nivel de la microcirculación, reduciendo la permeabilidad vascular, y reduciendo el edema.
  • Extracto de semilla de castaño de indias (escina):  su función es liberar protaglandinas que favorecen la venoconstricción (kuaik-link), siendo ésta una opción bastante segura (kuaik-link). Algunos productos se presentan en forma de gel para aplicar sobre la piel entre 1 y 3 veces al día. Otros productos se presentan en cápsulas de 50 mg de escina, a tomar tanto por la mañana como por la noche, preferentemente antes de las comidas con ayuda de un poco de líquido.
  • Bioflavonoides: actúan cómo protectores capilares sanguíneos. Se trata de una combinación entre diosmina  y hesperidina (kuaik-link). Podrían ser útiles como complemento al tratamiento compresivo. Para así mejorar en caso de la presencia de úlceras a nivel de la pierna, provocada por una mala circulación. En caso de estar indicados se recomendaría una pauta de 500 mg cada 12 horas al medio día y por la noche, con las comidas. Con una duración máxima de tratamiento entre 2 a 3 meses.

 

14) Uso de fármacos reológicos:

Puesto que otra forma de favorecer la circulación y el retorno venoso, sería modificando la viscosidad sanguínea. Hay un grupo de fármacos, denominados reológicos (kuaik-link), cuya función es la de modificar la fluidez sanguínea, tales como la aspirina, la pentoxifilina, la sulodexida, entre otros… La necesidad de este tipo de fármacos iría en relación a un problema de insuficiencia venosa crónica, que está empeorando a pesar de todo lo descrito anteriormente. Por tanto, se trata de una excepción su uso, para los casos más graves. Y lógicamente, será el médico el profesional indicado para prescribirlo en caso de que estuviera indicado.

 

15) ¡Consulta con tu médico!

Si a pesar de todo esto tienes dudas, consulta con tu médico de confianza para cualquier cosa que necesites aclarar o consultar. ¡Estamos para ayudarte y aconsejarte, si lo necesitas! 😉

¡DESCÁRGATE GRATIS LA MINI GUÍA DE SALUD CARDIOVASCULAR!

Así podrás disfrutar y aprender con un itinerario marcado para darle jaque a tu salud a través de los tutoriales del blog 😉. Además recibirás de manera periódica en tu email, información de utilidad sobre MEDICINA y HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES, dirigidos a TI y tu FAMILIA.


Enrique Rodríguez Guerrero

Enrique Rodríguez Guerrero

Enrique es licenciado en Medicina por la Universidad de Granada y Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Practicante de ajedrez en el pasado, ostentando el título de Gran Maestro por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). Enamorado del conocimiento y de la docencia, con ánimo de aportar su granito de arena a los demás.
https://doctorkuaik.com


Comentarios

  1. He leído tus consejos sobre las piernas cansadas y doloridas y los seguiré .lo mío son por desarreglos hormonales ,me interesó mucho sobre la planta medicinal que recomienda el artículo .se lo consultaré a la farmacéutica .gracias enrique .

    1. Me alegro Cristina que el artículo te haya aportado información de utilidad. Me gustaría recalcar la importancia de todos los puntos anteriores a este que mencionas. Sobre todo destacar la práctica de elevar las piernas por encima de la altura del corazón y usar medias elásticas de compresión. Ambas medidas de manera habitual son muy beneficiosas. Igualmente espero que te vaya bien si añades esto otro que has comentado 💪🏼

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡DESCÁRGATE GRATIS LA MINIGUÍA DE SALUD CARDIOVASCULAR!

Así podrás disfrutar y aprender con un itinerario marcado para darle jaque a tu salud a través de los tutoriales del blog 😉. Además recibirás de manera periódica en tu email, información de utilidad sobre MEDICINA y HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES, dirigidos a TI y tu FAMILIA.