Primary Navigation

Soluciones para combatir el estreñimiento

Probablemente nadie se haya escapado alguna vez en su vida, de padecer de estreñimiento. Se considera la molestia digestiva más común en la sociedad y se encuentra muy vinculada a los hábitos en nuestros estilos de vida actuales. Donde la mala alimentación, rica en productos ultraprocesados y refinados. Así como el sedentarismo propio de los países industrializados. Hace que tengamos un hábito intestinal alterado en algunas ocasiones. Precisamente de esto trata este post, de analizar la importancia, así como de conocer las mejores soluciones para combatir el estreñimiento. ¡Vamos a allá!


Qué es el estreñimiento

El estreñimiento es la queja digestiva más común en la población, asociado a altos costes económicos (kuaik-link). Si bien todos sabemos a lo que nos referimos cuando hablamos de estreñimiento, lo cierto es que no hay unos criterios claros y homogéneos para definirlo.

A grandes rasgos, el estreñimiento guarda relación con la dificultad para defecar, por sensación de una evacuación incompleta y necesidad de grandes esfuerzos. Así como la presencia de deposiciones duras y con menor frecuencia. Si tratamos de ser algo más técnicos, podríamos definirlo como la emisión difícil de heces en un número inferior a 3 veces por semana o con un intervalo superior a 48 horas entre ellas. La forma más común de manifestarse es un estreñimiento con tránsito intestinal normal (60%), seguido de los trastornos de la defecación o de la evacuación rectal (25%) y el estreñimiento con tránsito intestinal enlentecido (15%)(kuaik-link).

Sin embargo, una cosa es sentir estreñimiento de manera puntual y otra es padecer de estreñimiento funcional como problema crónico. A tal efecto, existen unos criterios diagnósticos conocidos como los criterios de Roma IV (kuaik-link). Sin embargo, su aplicación práctica no es útil. Por lo que nos quedaremos con la idea general de lo que todos entendemos por estreñimiento.

Lo que sí parece es que el estreñimiento está asociado con la edad, siendo más prevalente en personas mayores de 60-65 años (kuaik-link). Y se da algo más en mujeres que en hombres. Como ves, parece que el este problema tiene suficiente interés como para aprender las mejores soluciones para combatir el estreñimiento.


¿Qué causa el estreñimiento?

El estreñimiento está relacionado con multitud de problemas. Por lo que su etiología es multifactorial y dependerá de cada individuo. A grandes rasgos algunas de las causas de estreñimiento podrían ser:

  • Dieta pobre en una correcta hidratación e ingesta de fibra
  • Toma de fármacos que favorecen el estreñimiento:
    • Opiáceos
    • Suplementos de hierro
    • Diuréticos
    • Antidepresivos
    • Otros…
  • Enfermedades endocrinas: como la diabetes o el hipotiroidismo
  • Diversas enfermedades neurológicas o del tracto digestivo.
  • Embarazo
  • Otras: trastornos iónicos enfermedades psiquiátricas, miopatías, etc…

Lógicamente las causas del estreñimiento son muy diversas y habrá que individualizar cada caso. En función de esto, las diversas soluciones para combatir el estreñimiento podrán ser unas u otras.


Criterios de alarma del estreñimiento

En líneas generales el estreñimiento deberá combatirse desde un buen consejo dietético y aumento de la actividad física. No obstante, podría haber algunos casos en los que el estreñimiento debería ser valorado un poco más a fondo por tu médico. Hablamos de aquel estreñimiento que esté asociado a diversos signos o síntomas de alarma (kuaik-link):

  • Presencia de antecedentes familiares o personales de patología intestinal.
  • Inicio de los síntomas a partir de los 50 años.
  • Cambios recientes en la forma de presentación del hábito intestinal.
  • Signos o síntomas sugestivos de patología orgánica, tales como:
    • Síntomas nocturnos
    • Fiebre
    • Anemia
    • Pérdida de peso no intencionada y no explicable por otras causas
    • Sangre en las heces
    • Dolor abdominal agudo
    • Presencia de masa abdominal palpable, tacto rectal anómalo, etc…

En estos casos, tu médico podría valorar la opción de realizar algún tipo de prueba complementaria. Tal como alguna analítica de sangre, estudio de sangre oculta en las heces, radiografía del abdomen, etc… Lógicamente según el contexto y clínica presentada por cada individuo.

Sin embargo, fuera de estos casos. La mayoría de los casos de estreñimiento los entenderemos como un proceso de estreñimiento funcional. Por lo que las soluciones para combatir el estreñimiento pasarían, en primera instancia, por adoptar cambios en la alimentación y actividad física.


Soluciones para combatir el estreñimiento de forma natural

Dentro de las soluciones para combatir el estreñimiento, es muy importante que tratemos de evitar la tendencia a depender de medicamentos, como los laxantes, entre otros. Fomentando más bien, el aumento de la ingesta de líquidos y fibra. Además, sería recomendable intentar defecar después de las comidas. Aprovechando así el aumento de la motilidad intestinal del colon, que se produce tras estas. Sobre todo sería importante en la mañana cuando la actividad motora del colon es más alta.

Por otra parte, la fibra dietética y los laxantes formadores de masa, como el psilio o la metilcelulosa, son la manera más fisiológica y eficaz de mejorar el estreñimiento. La ingesta de este tipo de compuestos, junto con la toma de líquidos adecuados, puede mejorar los hábitos intestinales en muchos pacientes con estreñimiento (kuaik-link). Del mismo modo, la toma de ciruelas pasas también se ha mostrado efectiva para tal fin (kuaik-link).

Fibra dietética o alimentaria

La fibra dietética o alimentaria podemos definirla como la fracción de los alimentos resistente a la digestión y absorción por el intestino delgado. Pudiendo sufrir una digestión y absorción parcial de entre un 10-80%. Dicho proceso de fermentación se produciría a nivel de la flora o microbiota intestinal del intestino grueso. La fibra dietética contiene oligosacáridos, almidones resistentes, proteínas resistentes y otros compuestos asociados tales como polifenoles.

Algunas personas confunden el término de fibra dietética con el de fibra bruta. Siendo la fibra bruta el residuo (principalmente celulosa y lignina) que queda después de tratar los alimentos con ácidos y álcalis. Sin embargo, la fibra dietética está formada por más compuestos, además de la celulosa y lignina, tales como: hemicelulosa, pectinas, carragenatos, alginatos y gomas.

Dentro de las fibras dietéticas tenemos dos tipos:

a) Fibra soluble

Formada por sustancias con gran capacidad para formar geles viscosos. Los cuales sufren procesos de fermentación en el colon. Tienen un gran poder saciante así como efecto prebiótico y posible protector frente a la diabetes e hipercolesterolemia. Entre otros alimentos la podemos encontrar en las frutas y verduras, legumbres y semillas, así como el salvado de avena entre otros…

La avena es una fuente rica en fibra soluble. Acompañada de frutas del bosque, mejor que mejor 😉

b) Fibra insoluble

Formada por sustancias que no se disuelven en el agua y apenas sufren procesos de fermentación. Es la fibra más relacionada con la regulación del tránsito intestinal, mejorando el tránsito y previniendo el estreñimiento. Todo ello debido a que aumenta el volumen de las heces fomentando el movimiento del bolo fecal por el intestino. Podemos encontrarla, por ejemplo, en las hortalizas, granos enteros y salvado de trigo

De los dos tipos de fibra, sobre todo la insoluble, da lugar a un aumento del volumen fecal y disminución del tiempo de tránsito intestinal. Debido a su carácter hidroscópico retiene gran cantidad de agua por lo que las heces producidas son más blandas, de mayor volumen, con mayor contenido hídrico y de tránsito intestinal más rápido. Por todo ello, alivia el estreñimiento.

Consejos generales

Debido a que los alimentos y suplementos de fibra son de bajo coste, fáciles de usar y seguros. Suelen recomendarse como una de las principales soluciones para combatir el estreñimiento. La fibra de cereales integrales poseen paredes celulares que resisten la digestión y retienen agua dentro de sus estructuras celulares, lo que permite un aumento del volumen fecal. Tal es así, que la fibra que se encuentra en las frutas cítricas y las legumbres estimula el crecimiento de la flora colónica, aumentando así la masa fecal (kuaik-link). Por otra parte, el salvado de trigo es uno de los laxantes de fibra más efectivos. Además de la fibra, los componentes como el sorbitol y la fructosa, de alimentos como las manzanas, los melocotones, las peras, las cerezas, las pasas, las uvas y las nueces también son beneficiosos.

La cantidad recomendada de fibra dietética gira en torno a 20-35 g/día. Además de consumir alimentos con alto contenido de fibra, los pacientes pueden agregar salvado crudo (de 2 a 6 cucharadas en cada comida) seguido de un vaso de agua u otra bebida para lograr el objetivo de ingesta de fibra.

Se debe advertir a los pacientes que consumir grandes cantidades de fibra puede causar hinchazón abdominal o flatulencia; esto se puede modular comenzando con pequeñas cantidades y aumentando lentamente la ingesta de fibra según la tolerancia y la eficacia.

En resumen, podríamos decir que para gozar de un buen tránsito intestinal y como una de las principales soluciones para combatir el estreñimiento:

Sería recomendable realizar una dieta equilibrada rica en fibra, tal como la encontrada en el salvado, los cereales integrales, la fruta fresca y las verduras.


Tratamiento cuando no podemos defecar de forma natural

Cuando a pesar de la toma de fibra dietética a través de los alimentos y suplementos, no nos permite una adecuada defecación. Podría ser necesario la toma de algún laxante como otra de las soluciones para combatir el estreñimiento.

Según las características del estreñimiento podríamos hacer uso de unos laxantes u otros.

El símil de la pelota y la montaña

Para establecer un símil. Imaginemos una pelota postrada sobre la ladera de una montaña. Si esta pelota está perfectamente inflada y sobre una pendiente, lo lógico es que ruede hacia abajo sin ofrecer prácticamente resistencia.

Pero, ¿y si la pelota estuviera desinflada o pinchada? Probablemente no se movería… Pues bien, ante esta situación podrían pasar varias cosas para favorecer que rodase y descendiera por la pendiente. Veamos:

  1. Inflar de nuevo la pelota, para que esta ganase volumen y peso. Lo cual ayudaría a que volviese a rodar hacia abajo. O sea, el uso de laxantes formadores de bolo o volumen. La opción laxante más natural.
  2. Que lloviese o fluyera una tromba de agua ejerciendo la función de arrastre de esa pelota «malherida» para ayudar a su descenso. Lo que pasa es que también se arrastrarían piedras u otros elementos del suelo. Es decir, laxantes osmóticos. Una opción menos inocua, ya que además de movilizar las heces por el aumento de agua hacia la luz intestinal. Se eliminarían sales minerales.
  3. Que la actividad sísmica del terreno así como el viento, favoreciesen el movimiento de la pelota hacia abajo. La pelota se movería igualmente, pero se correrían riesgos mayores como lo sería los daños sobre el propio suelo. Hablaríamos en este caso de laxantes estimulantes. Que al igual que en el caso de un terremoto, favorecerían los movimientos peristálticos del intestino.

Veamos ahora sí, cada tipo de laxante que se podría utilizar como alguna de las soluciones para combatir el estreñimiento. Ordenados de menor a mayor «agresividad» en cuanto a sus efectos sobre el organismo.

Laxantes formadores de bolo o volumen

Este tipo de laxantes tienen como finalidad el aumento de la frecuencia defecatoria así como una mejora en la consistencia de las heces, incrementando el volumen de estas. Ello se debe a que está formados por polisacáridos naturales o sintéticos derivados de la celulosa. Que al igual que la fibra dietética, facilitan la absorción de agua y aumento de del bolo fecal. Siendo muy importante el realizar una adecuada ingesta de líquidos para favorecer dicha absorción. Dentro de los laxantes, se consideran de los más naturales en cuanto a la oferta de soluciones para combatir el estreñimiento.

Entre los diferentes tipos de laxantes formadores de bolo fecal tenemos el psilio o cáscara de plántago ovata, metilcelulosa (Muciplazma®), policarbofilo y dextrina de trigo. De todos ellos, el que más efectivo ha resultado ser según algunos estudios es el psilio (kuaik-link).

Psilio, psyllium o cáscara del plántago ovata

El plántago ovata, también conocida con ispagula o psyllium rubio. Es una especie de planta herbácea original del sur de Asia. A nivel terapéutico, lo que realmente usamos es la cáscara de la semilla de dicha planta. A la cáscara del plántago ovata se le conoce también como psyllium o psilio. Que no hay que confundir con otra planta llamada Plantago psyllium, comunmente conocida en España como zaragatona.

Planta del plantago ovata (Wikipedia)

Hemos de destacar que el plántago ovata es conocido por ser la planta con mayor cantidad de mucílago. Superior incluso a la de las semillas de lino. Dicho mucílago se trata de una fibra con 85% de fibra soluble. Actúa como coloide hidrófilo (atrae agua) por lo que facilita el volumen de las heces y las hace más blandas. Ello facilita el desplazamiento del bolo fecal por el intestino, con un menor esfuerzo peristáltico. Lo cual hace que no aparezcan el dolor tipo retortijón y pérdida de sales minerales que sí suceden con la toma de laxantes osmóticos. Por todo ello, lo hace una de las soluciones para combatir el estreñimiento, más interesantes.

Los preparados comerciales que contienen psilio serían: Agiolax®, Cenat®, Metamucil®, Plantaben®, Plantago ovata®, Plantax®.

Laxantes osmóticos

En caso de personas que no toleren o no respondan bien a la toma de fibra o laxantes formadores de volumen. Podría ser una alternativa la toma de laxantes osmóticos.

El fundamento de estos laxantes es el de provocar la secreción intestinal de agua hacia la propia luz intestinal. Lo cual aumentaría la frecuencia de las deposiciones. Cuya contrapartida sería la aparición de sobrecarga de electrolitos y volumen en caso de un uso excesivo. Es por ello que este tipo de laxantes se tendrían en un plano secundario, dentro de las soluciones para combatir el estreñimiento.

Dentro de los diferentes laxantes osmóticos tenemos:

a) Polietilenglicol (PEG)

Dicho compuesto se considera eficaz para mejorar la frecuencia y consistencia de las deposiciones (kuaik-link). Lo hay en preparados con macrogol exclusivamente o con sales minerales añadidas, para aportar las pérdidas que pudieran producirse. Dentro de los preparados comerciales tenemos macrogol solo, como es el caso de Casenlax®, Femlax®. Y por otra parte tenemos macrogol con sales minerales añadidas, tales como, Casenglicol®, Atolaxant®, Movicol®, Moviprep®, Pleinvue®, Evacuante lainco®, Solución evacuante bohm®.

b) Disacáridos sintéticos

Entre ellos tenemos la lactulosa o el lactitol (disacárido de galactosa y sorbitol). Se tratan de un tipo de compuestos que no son metabolizados a nivel intestinal, que favorecen el efecto osmótico. Dentro de los preparados comerciales de lactulosa que se ofertarían como soluciones para combatir el estreñimiento, tendríamos Lactulosa level® y Duphalac®. Y en cuanto al lactitol tendríamos, Emportal®, Oponaf®.

c) Sales de magnesio

Suelen ser compuestos de magnesio, tales como el citrato o sulfato de magnesio. Los cuales no se absorben adecuadamente en el intestino. Lo que permite su acción osmolar. Habría que tener precaución en los pacientes con patología renal, por el cúmulo de magnesio. Suelen estar presentes en preparados usados para la limpieza intestinal en exploraciones radiológicas o de colonoscopia.

De todos los laxantes osmóticos citados, algunos de los más utilizados son el macrogol y la lactulosa. Y de estos, según algunos estudios, el polietilenglicol (macrogol) se ha visto más efectivo que la lactulosa (kuaik-link), como alguna de las soluciones para combatir el estreñimiento.

Laxantes estimulantes

Este tipo de laxantes estarían indicados cuando los anteriores no han logrado cumplir su función adecuadamente. Puesto que son estimulantes, su función es la de alterar el transporte de electrolitos por la mucosa y aumentar la actividad motora intestinal. Es decir, aumentar los movimientos peristálticos. Sin embargo, la toma sistemática de este tipo de compuestos puede dar lugar a pérdida de potasio y de proteínas. Por lo que hay que tener precaución si se toman crónicamente. Siendo una de las soluciones para combatir el estreñimiento, que más cautela precisan.

Su toma puede ser tanto vía oral como vía rectal. Siendo más rápido el efecto tras la administración rectal. Entre ellos tenemos el aceite de ricino, bisacodilo, senósidos y el picosulfato de sodio. He aquí los diferentes preparados comerciales:

  • Ricino: Aceite de ricino orravan®
  • Bisacodilo: Bekunis complex®, Dulcolaxo bisacodilo®
  • Senosidos: Bekunis tisana®, Modane®, Puntualex®, X-prep®
  • Picosulfato: Citrafleet®, Contumax®, Dulcolaxo picosultato®, Emuliquen laxante®, Evacuol®, Ezor®, Lubrilax®, Picoprep®.

Conclusiones

De todo lo que hemos hablado en este post, merecería la pena destacar lo siguiente:

  1. El estreñimiento consiste en la queja digestiva más común en la población. Caracterizada por la dificultad para defecar, por disminución del volumen de las heces y/o menor frecuencia de las deposiciones.
  2. Las causas pueden ser muy diversas, destacando las relacionadas con la baja ingesta de fibra en la dieta, así como escasa hidratación y aumento del sedentarismo. Otras razones pueden ser por efectos secundarios de fármacos, así como el embarazo, enfermedades endocrinas y neurológicas entre otras.
  3. Si bien la mayoría de las veces no suponen un problema mayor, serían criterios de alarma la asociación de estreñimiento con antecedentes familiares o personales de patología intestinal, edad mayor de 50 años, cambios recientes en la presentación del hábito intestinal, o bien, la presencia de signos o síntomas sugestivos de patología orgánica.
  4. Respecto a las principales soluciones para combatir el estreñimiento sería fundamental adoptar unos buenos hábitos alimenticios en cuanto a la ingesta de líquidos y de fibra en los alimentos.
  5. Dentro de la fibra dietética podemos distinguir la fibra soluble y la fibra insoluble. La fibra soluble favorece la saciedad así como un efecto prebiótico. La encontramos en las frutas, verduras, legumbres, semillas y cereales. Mientras que la fibra insoluble, mejora el tránsito intestinal y aumento del volumen fecal. Encontrándola en las hortalizas, granos enteros y salvado de trigo, entre otros…
  6. En caso de no ser suficiente, podríamos precisar de la toma de algún tipo de laxante. Los habría de 3 tipos: formadores de volumen, osmóticos y estimulantes.
  7. En el caso de los laxantes formadores de volumen. Se consideran los más fisiológicos, destacando entre ellos el psilio o cáscara del plántago ovata y la metilcelulosa.
  8. El psilio se considera que contiene una alta cantidad de mucílago. Siendo esta una fibra que facilita el aumento del volumen de las heces, y por tanto el movimiento de estas a través de la luz intestinal.
  9. Respecto a los laxantes osmóticos, su función es la de favorecer la secreción de agua de la pared intestinal hacia el bolo fecal. En dicho proceso de podrían perder sales minerales. Destacan entre ellos, el macrogol y la lactulosa o lactitol.
  10. Finalmente, los laxantes estimulantes, aumentarían la actividad motora intestinal mediante una mayor presencia de movimientos peristálticos. Deben ser fármacos a utilizar en casos más excepcionales, debido a sus efectos secundarios.

¡Y nada más por hoy! Espero que te haya sido de utilidad la información recogida en este artículo. De igual manera si los síntomas digestivos estuvieran más bien relacionados con todo lo contrario. Es decir, con episodios de diarrea, podrían ser recomendable una dieta blanda astringente, como ya comentamos en un anterior post 😉


Enrique Rodríguez Guerrero

Enrique Rodríguez Guerrero

Enrique es licenciado en Medicina por la Universidad de Granada y Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Practicante de ajedrez en el pasado, ostentando el título de Gran Maestro por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). Enamorado del conocimiento y de la docencia, con ánimo de aportar su granito de arena a los demás.
https://doctorkuaik.com


Comentarios

  1. Magnífico articulo , muy extenso y bien documentado ; en un trastorno de gran prevalencia en la población sobre todo femenina y que ocasiona en los casos mas leves , molestias indeseables y que en casos en los que está cronificado puede ser peligroso , ya que no eliminar de forma diaria los productos de desecho , podría ocasionar alguna patología mas grave en la pared del intestino grueso ; algunos casos se cáncer de colon pueden tener alguna relación con el estreñimiento crónico . De ahí que la información aparecida en este post es de mucha utilidad . Felicidades por tratar de forma amena pero con rigor científico estas patologías para el gran público .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *