Primary Navigation

Disfunción eréctil y sus posibles tratamientos.

Continuamos con la conversación entre Marcos y el Doctor Kuaik. Si bien en el anterior día de consulta, Marcos se atrevió a confesar su problema personal que tanto le preocupaba. En esta ocasión, ambos protagonistas van a presentar la forma de abordar dicha problemática, así como la resolución de las dudas más habituales que nuestro atrevido paciente planteó a un servidor.


– ¡Qué tal doctor! Aquí tengo el cuestionario que me mandaste el otro día. Lo prometido es deuda 😉

– Mmmm genial Marcos. Veo que te sale una puntuación de 20 en el índice internacional de disfunción eréctil (IIFE-5) ya visto en la anterior consulta. Eso quiere decir que a priori presentas una disfunción eréctil leve. Lo cual es buena señal, porque dentro de los grados posibles, presentas un grado bajo de dicha problemática. La siguiente cuestión consiste en seguir indagando en las posibles causas.

– Eso es doctor. Por cierto, ¿qué tal han salido los resultados analíticos?

– Pues mira… De momento he de darte buenas noticias, ya que por una parte tus niveles de glucemia son normales. Por tanto, no sospecho que tengas una diabetes que justifique los problemas de erección que me mencionaste. En cuanto a la función renal, también está todo correcto. Tus niveles de colesterol se encuentran en valores prácticamente normales, aunque he de decir que algo elevados. Y la tirotropina, que es una hormona que trata de estimular la acción de la glándula tiroides, se encuentra perfectamente. En cuanto tus niveles hormonales, está todos correctamente. Por tanto, no puedo achacar tu problema a una causa claramente definida.

– Doctor, ¿también me has solicitado en la analítica los valores de la testosterona? Un amigo mío que tuvo el mismo inconveniente me comentó que su problema era por tener la testosterona baja. ¿Y si fuera mi caso también?

– No es tu caso, Marcos. Puesto que tus niveles de testosterona son normales. Dentro de las causas hormonales que podrían dar lugar a una disfunción eréctil, se encuentra el déficit de testosterona. Dicha hormona podría verse alterada por afectaciones endocrinas a nivel testicular o bien a nivel del eje hipotálamo/hipófisis. De constatarse dicho déficit, habría que tratarlo mediante un tratamiento sustitutivo con testosterona. El cual estaría contraindicado, dicho sea de paso, en pacientes con cáncer de próstata.

– Es buena noticia, doctor… Entonces ¿cuál podría ser la razón de mi disfunción eréctil?

– Aparentemente, considero que sin evidenciar una causa clara, la razón puede ser más de tipo cardiovascular o metabólica. Fíjate que te han salido elevados tus niveles de colesterol en la sangre. Así mismo, te comenté que el tabaco tenía cierta influencia en cuanto a la erección. Y precisamente, eres fumador de un paquete al día desde hace 20 años. Como registramos hace años en tu historia clínica. Que por cierto, ¿sigues fumando esa cantidad diaria?

No subestimes los efectos nocivos del tabaquismo

– Pues doctor, lo cierto es que sí… El trabajo es bastante estresante y lo uso como válvula de escape. Sé que no es lo correcto. Pero no obstante, llevo fumando muchos años y sin embargo este problema de la disfunción eréctil me pasa desde hace poco tiempo.

– Efectivamente Marcos… No trato de decir que la causa directa sea el tabaquismo. Pero como bien hablamos en la anterior consulta, la causa más frecuente de disfunción eréctil es la causa cardiovascular. Y si a eso le sumas otras razones, como los hábitos tóxicos, el estrés laboral, etc… Todo en conjunto puede sumar y dar lugar al problema de índole multifactorial, como podría ser tu caso.

Aprovecho para animarte a dejar de fumar, no solo por este problema, sino por su salud en general. Y si no estás convencido del todo, te animo a que leas todas estas razones sobre las consecuencias del tabaquismo y sus falsas creencias.

– Lo del tabaco voy a pensarlo seriamente. Llevas razón de que ya va siendo hora de dejarlo. No me trae nada más que problemas. Y en cuanto a mis otros problemas de origen cardiovascular, ¿que puedo hacer?

– En este caso, habría que tratar de hacer especial hincapié en cuanto a la modificación de los estilos de vida (kuaik-link). Como bien sabes, por otras consultas que hemos tenido, me refiero sobre todo a:

  • Dejar de fumar y el alcohol en exceso
  • Aumentar su actividad física: tanto aeróbica como anaeróbica
  • Perder peso: en caso de sobrepeso u obesidad
  • Reducir el estrés
  • Mejorar los patrones alimentarios: mediante una alimentación equilibrada, basada en comida real y alejándose del consumo de ultraprocesados.

Y lógicamente en caso de padecer de alguna enfermedad constituyente dentro del grupo de los factores de riesgo cardiovascular. Habrá que tratar de alcanzar los objetivos propuestos por las guías de práctica clínica oficiales, tanto para la diabetes, dislipemia como hipertensión arterial.

En tu caso, aún sigues teniendo algo de sobrepeso, según la última valoración que tuviste con enfermería. Y la dislipemia (alteración del colesterol en la sangre) está comenzando a ser un problema añadido. Debemos trabajar en estos aspectos, para que junto con dejar de fumar, los problemas de disfunción eréctil no vayan cada vez a más.

– Entonces como resumen general. ¿Cuáles serían los pasos más inmediatos a seguir?

– Tendríamos que llevar a cabo diferentes vías de actuación. Por una parte sería importante que potenciases unos buenos hábitos de vida saludable, para prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares que pudieran favorecer aún más la disfunción eréctil. Por otra parte, si bien no eres una persona con grandes problemas psicológicos. Sí que es cierto que apoyarnos en la psicoterapia podría ayudarte a mejorar tu sexualidad con tu mujer. Podría haber razones que lo favoreciesen y que actualmente no seas consciente.

– ¿Y respecto al medicamento que le mostré la última vez en consulta?

– Bien Marcos, ese fármaco que me mostraste es el sildenafilo. Precisamente el principio activo de un medicamento que reconocerás más fácilmente por uno de sus nombres comerciales, esto es: Viagra®.

Uno de los tratamientos farmacológicos de primera elección serían los inhibidores de la enzima fosfodiesterasa tipo 5 (inhibidor de la PDE5). Entre los que se encuentran el sildenafilo, vardenafilo, tadalafilo y avanafilo. La función de estos fármacos consiste en que al inhibir la enzima PDE5 (responsable de eliminar el GMPc). Dicha persistencia de la presencia de GMPc favorecería el aumento de la relajación de la musculatura lisa y vascular del pene. Permitiendo que este aumente su volumen y perfusión sanguínea favoreciendo la erección.

Las marcas comerciales para dichos medicamentos son muy variadas. Aunque más allá de las marcas, habría que saber que este tipo de fármacos dispone de diferentes dosis, según la respuesta individual.

– Mmm interesante… ¿y cuál de ellos me recomendarías?

– Bueno, sinceramente no tengo suficiente experiencia a la hora de recomendarte alguno en concreto. Sí te puedo decir que todos ellos tienen diferentes dosis, de manera que sería recomendable empezar por las dosis intermedias y si no hicieran efecto, entonces pasar a las dosis más altas. Todos tienen similar eficacia farmacológica. Aunque entre sus diferencias radica el tiempo de efecto. El tadalafilo es el que más tiempo de duración presenta, mientras que el resto tienen una duración parecida entre sí.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que en caso de fracaso terapéutico, sería también muy importante valorar si ha habido ausencia en cuanto a la estimulación sexual. No olvidemos que la sexualidad también requiere su tiempo de preparación.

– ¿Y qué efectos secundarios tendría el tratamiento?

– Generalmente Marcos, los efectos en todos ellos son dolores de cabeza, rubor facial, alteraciones de la visión, dispepsia, congestión nasal, sofocos, etc… Efectos propios de un fármaco que favorece la vasodilatación. La mayoría de las veces totalmente tolerables. Sin embargo, habría que tener especial precaución en caso de padecer del corazón.

Cuidado con los inhibidores de la PDE-5 si se padece del corazón…

Como por ejemplo la cardiopatía isquémica y la insuficiencia cardíaca. Así mismo, en pacientes que tomen nitratos, como la nitroglicerina y nitrato de isosorbide. No deberían tomar fármacos inhibidores de la PDE5, puesto que habría alto riesgo de disminuir el flujo cardíaco, pudiendo tener consecuencias muy graves.

– En caso de que me sentase bien la medicación, pero no obtuviese resultados. ¿Qué podría hacer?

– En ese caso, puesto que el abanico de fármacos es amplio, así como las dosis. Lo que habría que hacer es tratar de probar otro distinto dentro del mismo grupo, o un aumento de la dosis.

Si tras probar diferentes alternativas, no fuera suficiente. Existen fármacos de segunda elección, como el alpostradilo-PGE1. Se trata de un fármaco de acción intracavernosa que se puede administrar mediante inyectable o de manera tópica en el interior de la uretra. Se trata de prostaglandinas, que ac­tú­an re­la­jan­do el mús­cu­lo li­so en­do­te­lial. Su prin­ci­pal in­con­ve­nien­te es el ma­yor ries­go de una erección continua y dolorosa, así como fi­bro­sis en el lu­gar de la inyec­ción. Motivo por el cual son de se­gun­da elec­ción ha­bi­tual­men­te

– He llegado a escuchar hablar sobre el uso de dispositivos de vacío para mejorar la erección. ¿Podrían llegar a ser útiles?

– Pues efectivamente, también existe la posibilidad de usar alguna bomba o dispositivos de vacío, que si bien impulsan la sangre hacia el pene para favorecer la erección de manera transitoria (kuaik-link). Habría que evitar su uso de manera continua dado que podría afectar a la elasticidad de los tejidos del pene. Por otra parte, no deben usarse más de 30 minutos en cada ocasión. Y hay que advertir que pueden presentar dolor, sensación de adormecimiento y retraso en la eyaculación. Como no, en caso de problemas de coagulación o tratamiento con anticoagulantes, no deberían ser usados.

– Bueno doctor, creo que voy a empezar por mejorar mis malos hábitos de salud. Efectivamente pienso que si comienzo a realizar deporte, abandono el tabaco, pierdo peso, libero estrés, etc… Podría mejorar mucho mi problemática. Y si veo que pasa un tiempo prudencial y no logro cambios significativos podría probar alguna de la medicación que hemos comentado. ¿Te parece?

– Me parece muy acertada tu postura. Te animo igualmente a que hables con tu pareja con total traspariencia. No tienes nada de lo que avergonzarte. Y así mismo te animo a consultarme cualquier otra cosa que te genere dudas al respecto.

– Un placer haber charlado contigo, doctor.

– Lo mismo digo Marcos.


Conclusiones

Espero que este diálogo saludable te haya aclarado algunas posibles dudas que pudieras tener sobre este tema tan tabú pero a su vez importante. Para quedarnos con lo más representativo del diálogo, ha aquí los siguientes puntos a recordar:

  1. La disfunción eréctil consiste en la incapacidad persistente de conseguir y mantener una erección suficiente que permita una relación sexual satisfactoria.
  2. Se trata de un síntoma y no una enfermedad. Por lo que antes de tratarla hemos de conocer su causa.
  3. El 80% de las causas de la disfunción eréctil son de tipo orgánico, siendo principalmente de origen cardiovascular. Mientras que el 20% restante se deben a causas psicológicas.
  4. El consumo de tóxicos, entre los que se encuentra el alcohol y el tabaco, son causas que pueden influir en la presentación de una disfunción eréctil.
  5. Existen cuestionarios validados que nos permiten valorar el grado de disfunción eréctil que se podría presentar. Uno de ellos es el índice internacional de disfunción eréctil, cuya puntuación va desde la ausencia de disfunción hasta una disfunción eréctil grave.
  6. Dentro de las causas orgánicas a descartar tenemos la de origen cardiovascular como de origen endocrino. Como causas cardiovasculares tenemos: el sobrepeso, la diabetes, la dislipemia, la hipertensión, el tabaquismo… En cuanto a las causas endocrinas, destaca el déficit de testosterona o las alteraciones tiroideas. Por otra parte existen causas urológicas específicas a tener en cuenta, en caso de estar presentes deberán tratar de resolverse por dicho área si precisa.
  7. En cuanto al tratamiento general de la disfunción eréctil, habría que comenzar por potenciar unos buenos hábitos de vida saludables para prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares. Sería importante también hacer uso de psicoterapia para mejorar la sexualidad con la pareja.
  8. Respecto a los medicamentos de primera elección tenemos los inhibidores de la enzima fosfodiesterasa 5 (inhibidores de la PDE), tales como el sildenafilo, vardenafilo, tadalafilo y avanafilo. Sus contraindicaciones más importantes serían su uso ante personas con problemas cardíacos como la cardiopatía isquémica o la insuficiencia cardíaca.
  9. De segunda línea existiría el alpostradilo-PGE1, de administración intracavernosa a través de inyectables o bien a nivel tópico en el interior de la mucosa uretral. Por otra parte, existen los dispositivos de vacío.
  10. En cualquier caso, ante un problema como el de la disfunción eréctil. ¡Confía y coméntaselo a tu médico! No uses medicamentos sin su aprobación y sobre todo, descarta con él que no haya detrás otro problema de mayor envergadura para tu salud 😉

¡Y nada más por hoy! Nos vemos en futuros diálogos saludables 🗣️💬

¡DESCÁRGATE GRATIS LA MINI GUÍA DE SALUD CARDIOVASCULAR!

Así podrás disfrutar y aprender con un itinerario marcado para darle jaque a tu salud a través de los tutoriales del blog 😉. Además recibirás de manera periódica en tu email, información de utilidad sobre MEDICINA y HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES, dirigidos a TI y tu FAMILIA.


Enrique Rodríguez Guerrero

Enrique Rodríguez Guerrero

Enrique es licenciado en Medicina por la Universidad de Granada y Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Practicante de ajedrez en el pasado, ostentando el título de Gran Maestro por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). Enamorado del conocimiento y de la docencia, con ánimo de aportar su granito de arena a los demás.
https://doctorkuaik.com


Comentarios

  1. Interesante diálogo acerca de un tema , en muchas ocasiones tabú para muchos hombres . Visto desde la perspectiva de una conversación figurada , en una consulta médica ; resulta ilustrativa y pedagógica para ese número indeterminado de hombres que puedan padecer esta problemática . Considero el carácter divulgativo de este tipo de comunicación , muy eficaz para una buena parte de pacientes , que puedan ver al médico y su consulta como algo ajeno o distante de sus problemas . Ojalá tuviesen estos post , una mayor difusión y así poder beneficiar a un número creciente de usuarios de la sanidad pública , felicidades al Dr. Kuaik y ánimo en su afán divulgativo .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡DESCÁRGATE GRATIS LA MINIGUÍA DE SALUD CARDIOVASCULAR!

Así podrás disfrutar y aprender con un itinerario marcado para darle jaque a tu salud a través de los tutoriales del blog 😉. Además recibirás de manera periódica en tu email, información de utilidad sobre MEDICINA y HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES, dirigidos a TI y tu FAMILIA.